Brisa de verano

En Madrid, el calor esta siendo cada día más inaguantable.

Personalmente a mi me da sueño y mucha pereza, acabas cubierta de gotas de sudor no haciendo gran cosa.

Las buenas noticias son para aquellos que no son fans del aire acondicionado como yo, esperar a que llegue la noche y

es cuando de repente el fresquito que durante el día el sol no ha dejado llegar aterriza en nuestras ventanas y nosotros lo dejemos entrar.

Tumbados en la cama, leyendo, con el ordenador, mirando al techo, escuchando música, en compañía tirados en el suelo hablando y riendo,etc.

Esa brisa tan agradable que hace que dormir por las noches sea posible.

Esto es Madrid al fin y al cabo, se caracteriza por su clima bipolar e inesperado.

Sol de día, de repente lluvia, 30 grados luego 19.

El verano se acerca y eso es lo que cuenta.