La vuelta a casa, ya sea sola o acompañada de una amiga.

La vuelta a casa, ya sea sola o acompañada de una amiga.

“Cuando al final te quedas hasta las tantas hablando y riendo con amigos, viendo el fútbol y tomando unas cañas (preferiblemente otra cosa) y el tiempo pasa, muy velozmente.
Coges ese último metro que tarda más que lo que has pasado con tus amigos aquella tarde.
Puedes volver sola, con los cascos puestos y los ojos dormitando.
O con una amiga que ha sucumbido a tus “Venga va, quedate.” y al final os sentais y os empezais a reír sin motivo mientras el sueño y las ganas de que el buen humor no acabe luchan al mismo tiempo en vuestras sonrisas.Una noche de sábado como muchas pero a la vez única.”

Anuncios