Porque quien tiene un amigo tiene un tesoro.

Algunas veces pasa que algunas personas forman parte de tu vida durante un breve tiempo, cada uno hace su vida y os volveis a ver.

Una cafetería, 3 chicas,Madrid, risas, lágrimas,mucho que contar y tiempo para escuchar.

Y desde ese día puedo decir que tengo una amiga realmente especial, con sus: frases,abrazos,risas,canciones espontaneas,bailes,bromas,momentos,etc.

Alguien capaz de alegrarte el día con un audio improvisado en el que se motiva al contarte algo.

Que te recuerda que hay que mantener siempre esa inocencia infantil para poder ver las cosas de otra manera.

Que te escucha cuando tienes mucho que contar y que con ese carácter latino tan suyo te hace reír cuando estas a punto de llorar o te quita el enfado que llevas encima.

Ella da lo mejor de si misma sin esperar nada a cambio.

Es feliz alabando a Dios y al igual que los niños,tiene esa sonrisa tan pura que es digna fotografiar, que siempre mantenga esa forma tan única que tiene de sonreír al mundo.Sin importarle si el mundo le devuelve la sonrisa porque con la luz que ella desprende es más que suficiente.

Son retales de lo que ella es para mi.

SONY DSC
SONY DSC

 

 

Anuncios

Compartiendo perspectivas.

SONY DSC

“Porque no necesitamos conquistar la cima del mundo sino llegar a lo alto de la montaña y disfrutar de la vista.Solo o acompañado pero si vas con alguien que sea tan especial como el paisaje que estas observando.Y sin duda un abrazo es de las mejores formas de celebrarlo.”

El orgullo es como el dinero.

Solía ser de esas personas que creían realmente que una amistad es capaz de soportarlo todo, que la típica frase de “Friends Forever” significaba algo de verdad.

Esto es lo que yo he aprendido por experiencia, que las frases de “amigas para siempre” suelen durar más escritas en la agenda del colegio que lo que la amistad dura de verdad, que curiosamente quien no escribe esa misma frase al enviarte cartas es la misma persona con la que eres amiga de verdad, que no necesitas que te digan “somos amigas de verdad” porque queda sobradamente demostrado.

Y tantas cosas, detalles que hacen de una amistad algo realmente único y verdadero.

Que el orgullo acaba rompiendo incluso la amistad más intensa.

Uno se puede aferrar a esa ilusión tonta de … “tengo mi orgullo”, pues bien, el orgullo no va a cuidarte ni a preguntarte “¿Qué tal vas?” cuando lo estás pasando mal, ni te va a abrazar mientras lloras porque te han roto el corazón, ni va a estar hasta las tantas de la madrugada hablando de todo y de nada,etc.

Así que no dejo que mi orgullo haga daño, lo pisoteo si hace falta, si la persona lo merece, eso sí sin dejar de lado lo que valgo como persona y más.

Es triste ver, vivir, ser testigo de cómo el orgullo pone fin a relaciones que eran o son verdaderas.

Abajo el orgullo, viva la humildad.