Un perfume llamado “te echo de menos.”

Como cada mañana se despertaba temprano, cuando el sol todavía no asomaba por el resquicio de su ventana.

Dejaba correr el agua de la ducha sobre su cabeza mientras el frío acababa por echar fuera de su cuerpo cualquier pequeña mota de sueño.

Zumo de naranja, un té y alguna fruta.

La incógnita de saber qué ponerse al abrir el armario mientras se lavaba los dientes.

Coger la ropa, dejarla sobre la cama y antes de nada ponerse su perfume favorito.

Gotas de recuerdos que al olerlas inundaban su cabeza de momentos pasados.

De aquella vez que en un parque se le cayó el helado, de su amigo de la infancia que tiraba de ella para llegar a la piscina antes que nadie, de cuando se quedaba dormida en los brazos de su madre esperando a que llegara el autobus para volver a casa,..

Todo eso que echaba de menos pero no decía en voz alta.

Fotografías de un pasado feliz.

Personas que ya no estaban ahí, que tuvieron que partir a otro sitio, lejos…muy lejos.

Eso era para ella “echar de menos”.

Y no lo que ahora tanto se dice pero no se demuestra.

Al irse a dormir, dando las buenas noches al cielo estrellado y con esa fragancia aún en algún rincón de su cuello, ella dice “te echo de menos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s