“Breakfast at Tiffany’s” mientras estamos de “Vacaciones en Roma”.

 

La delicadeza y la elegancia de esta mujer quedan reflejadas en sus películas, sus fotos, etc.

Es la esencia de Audrey Hepburn.

Acorde a esto y más escribo hoy.

La chica de la foto, es una buena amiga mía y evoca para mí esa frase.

Por los buenos momentos y aquellos que acaban poniendonos serias, o viendo películas Disney y comienda pizza, cantando las canciones con mucho sentimiento y riendo sin parar.

Por esos momentos felices que me siento orgullosa de compartir con ella.

Un post a la amistad.Un post dedicado a ella.

                                                          

“Las mujeres felices son las más bonitas”

 

“Las mujeres felices son las más bonitas”

Anuncios

“Leave Behind the Shadows” Painting No. 1

"Leave Behind the Shadows" oil landscape painting by Emily Jeffords "Leave Behind the Shadows" oil landscape painting by Emily Jeffords "Leave Behind the Shadows" oil landscape painting by Emily Jeffords .

You know those hot summer days when it feels as though the afternoon will never cool off, then the sun begins to set and the earth is transformed into a peachy-buttery-candy-colored landscape?  The sunset lingers for hours and it seems that darkness will never come – nor do you want it to.

We had an evening like this yesterday and, having two little girls at my side most of the time, we spend a lot of time talking about the colors in the sky.  This time we were all enamored and madly in love with those clouds and the earth.

“Leave Behind the Shadows” is my interpretation of that moment & those feelings

18×24 inches, oil on canvas (normally $375 now $200 as a part of my one year anniversary thank you celebration!) and is currently available in my shop: www.emilyjeffords.com/originals

This is the first in a week long…

Ver la entrada original 33 palabras más

Madrileando

 

 

 

 

 

Jazz en el Fnac

El típico futbolín

Palabras

Escritos

 

 

 

 

Fotografías de postales

Postal de luces madrileñas

LlaoLlao

Árbol entre edificios

 

 

Wok to walk

Estrenar el verano es dejarte llevar por una amiga a un rincón de Madrid dónde antes no habías estado.

Mirar y mirar por todas partes para ver todas las cosas originales que tienen.

Paredes con papel con composiciones de autores..algo vintage y moderno a la vez, esa forma  que tienen los escritores de dejar huella..escribiendo.

O encontrar sitios nuevos, llevarla a un sitio al que ella no había ido, pasear bajo el sol, las calles llenas de gente..así es Madrid, así es el centro.

Una tarde con una amiga y si encima es verano hay algo que no puedo faltar, helado.

Mi favorito es el “Frozen Yoghurt” y con “toppings” que cubran bien todo.

Felicidad en una tarrina…en  un vaso en este caso.

 

Un perfume llamado “te echo de menos.”

Como cada mañana se despertaba temprano, cuando el sol todavía no asomaba por el resquicio de su ventana.

Dejaba correr el agua de la ducha sobre su cabeza mientras el frío acababa por echar fuera de su cuerpo cualquier pequeña mota de sueño.

Zumo de naranja, un té y alguna fruta.

La incógnita de saber qué ponerse al abrir el armario mientras se lavaba los dientes.

Coger la ropa, dejarla sobre la cama y antes de nada ponerse su perfume favorito.

Gotas de recuerdos que al olerlas inundaban su cabeza de momentos pasados.

De aquella vez que en un parque se le cayó el helado, de su amigo de la infancia que tiraba de ella para llegar a la piscina antes que nadie, de cuando se quedaba dormida en los brazos de su madre esperando a que llegara el autobus para volver a casa,..

Todo eso que echaba de menos pero no decía en voz alta.

Fotografías de un pasado feliz.

Personas que ya no estaban ahí, que tuvieron que partir a otro sitio, lejos…muy lejos.

Eso era para ella “echar de menos”.

Y no lo que ahora tanto se dice pero no se demuestra.

Al irse a dormir, dando las buenas noches al cielo estrellado y con esa fragancia aún en algún rincón de su cuello, ella dice “te echo de menos”.

Patinando hacia el atardecer.

 

 Con la mudanza encontré los patines algo llenos de polvo y pensé que no habría mejor manera de limpiarlos que pasarme las tardes patinando.

Hace semanas que volví a usarlos y es genial.

La velocidad y el aire fresquito en la cara.

No soy una experta, lo hago por hacer deporte y divertirme a la vez.

Me suelo caer mínimo dos veces pero últimamente ni una vez.

Y como casi todo, con buena compañía, en este caso el de amigas, es mejor.

 

 

La chica de las medias rojas.

 

Antes de empezar oficialmente el verano, esos días de frío pero que vas con camiseta y el jersey al hombro, se me ocurrió combinar lo simple de unos “shorts” vaqueros, camiseta y botines con unas medias rojas.

Me encantan, le dan un toque muy especial.

Bolso algo bohemio, pendientes de conchas,  atreverse a mezclar el aire del verano con algo de invierno.

La pulsera no era para mí, fue un regalo para una amiga pero combinaba tan bien con las medias que tenía que hacerme una foto con ella.

A veces algo rojo puede darle un toque divertido a cualquier cosa que te quieras poner, ya sea complemento, maquillaje o parte del “outfit”.

Walking around….

 

Dar un paseo para mí es casi siempre emocionante, me gusta perderme en las calles de un barrio al que me acabo de mudar hace relativamente poco.

Encontrar las zonas más antiguas e imaginar sus historias.

Los colores de andar por una tarde de verano, el viento de una noche de invierno.

Flores, hojas secas en la acera, bichos revoloteando, perros, gente, etc.

 

Trueno y lluvia, en pleno verano.

Ayer saliendo del cine empezaba a chispear y al llegar a casa, a punto de dormir calentita bajo el edredón…rayos y lluvia sin parar.

Aparte del agradable viento a lo largo del día..quién se esperaba que fuera a acabar así el día.

Me encanta la lluvia y los truenos eran como fuegos artificiales por encima de las nubes.

Madrid es así.

Y ahora ya ha salido el sol.