Unos acordes de guitarra

Unos acordes de guitarra

“Dicen que la música expresa aquello que el alma no puedo decir con palabras.
Que cuenta una historia que debe ser contada,
que encierra en notas perdidas alguna canción inacabada,
el sentimiento más sincero y puro.
Que evoca recuerdos entre sus acordes.
Dicen que gracias a la música callamos o decimos todo.
Nos hace viajar a otras épocas.
La música es…ese algo tan único que no podemos describir del todo con una sola palabra.”

Anuncios

Endulza tu vida, aunque sea un poco.

Endulza tu vida, aunque sea un poco.

Es la segunda vez esta semana que hago estas pequeñas delicias, con esa duda de principiante ante algo que no has cocinado antes de si saldrán bien o saber.
Pues a pesar de medidas no seguidas al pie de la receta, ensuciarse de harina la ropa negra, decorar con chocolate mi falda nueva, a pesar de eso sí que han salido bien.
La decoración ha sido lo más divertido, improvisar sin pasarse y ver lo bien que queda.
Atractivo a la vista pero sobre todo al paladar.

La esencia de Billie Holiday

La esencia de Billie Holiday

O “Lady Day”, el apodo que escogió un amigo suyo.
Cuando te gusta el Jazz difícilmente no escuchas algo suyo, esa voz tan única que consigue que cada canción que escuches te erice la piel.
Que incluso te haga llorar sin saber muy bien por qué.
Es un remolino de emociones, perfume de palabras que inunda cada rincón de tu cabeza con una paz.
Esa que sólo la música sabe dar.

Madrid,Sol.

Madrid,Sol.

Desde pequeña he recorrido las calles de Madrid, descubriendo lo mejor y lo peor que hay en la capital.
Todo un privilegio.
Este característico edificio, esa imagen, ha estado ahí desde que yo era pequeña y cuando lo quitaron…uno se da cuenta de que Sol no era lo mismo.

Gracias a la iniciativa de alguien y la motivación de la gente ha vuelto a donde tenía que estar.

Y ahora cada vez que paseo por el centro ya no se me hace extraño porque miro hacia arriba y saludo al “Tio Pepe”.

Querer no está de moda

Lo que ellos no saben

tumblr_mjrywcywWo1qahewbo1_1280Solemos caer en el error de obsesionarnos con el pasado y dar vueltas una y otra vez a lo que hicimos mal y, todavía más, a lo que nos hicieron peor. Y me resulta triste. Hay tantas formas de querer en presente y malgastamos el tiempo, invirtiéndolo en intentar cambiar eventos inamovibles y añorar situaciones que ya fueron escritas hace mucho. La mayoría de las personas tienes la grandísima suerte de conocer y compartir grandes momentos en este mismo instante con padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, amigos y, cómo no, másqueamigos. Sin embargo, nos dedicamos a lamentarnos por cómo quisimos en un pasado y en pensar en qué habría sucedido si la suerte nos hubiese sonreído de otra manera, si la música hubiese sonado a otro ritmo, o si nos hubiesen dado una mano mejor con algún que otro as.

¿Por qué tanta obsesión con algo tan remoto como el…

Ver la entrada original 609 palabras más

La vuelta a casa, ya sea sola o acompañada de una amiga.

La vuelta a casa, ya sea sola o acompañada de una amiga.

“Cuando al final te quedas hasta las tantas hablando y riendo con amigos, viendo el fútbol y tomando unas cañas (preferiblemente otra cosa) y el tiempo pasa, muy velozmente.
Coges ese último metro que tarda más que lo que has pasado con tus amigos aquella tarde.
Puedes volver sola, con los cascos puestos y los ojos dormitando.
O con una amiga que ha sucumbido a tus “Venga va, quedate.” y al final os sentais y os empezais a reír sin motivo mientras el sueño y las ganas de que el buen humor no acabe luchan al mismo tiempo en vuestras sonrisas.Una noche de sábado como muchas pero a la vez única.”

La historia del relojero.

“Hace ya un par de años que aquella chica se había mudado a aquel edifico antiguo pero por partes nuevo.

No se acababa de acostumbrar a la nueva casa y se pasaba días encerrada en su habitación escribiendo,cantando o mirando al techo,eso si no estaba dando largos paseos alejandose de todo y de todos.

Siempre le pasaba igual, no estaba pendiente del tiempo y al final volvía a casa tarde y sin hacer las tareas que le había dejado su madre.

La rutina era algo realmente agobiante para ella, miraba por la ventana como un pájaro quiere escapar de su jaula pero al final, como aquella chica, no lo hace.

Escondía sus lágrimas entre canciones de Jazz y palabras garabateadas en folios, tarareaba canciones inventadas por su corazón que no atendían a razón.

Y por la noche, el insomnio la abrazaba y ella le respondía con cariño.

Un día sin saber muy bien porqué necesitó algo y fue a pedirlo al vecino, din don ,un hombre mayor con una sonrisa alegre le abrió la puerta expectante por la desconocida que estaba frente a él.

Ella le miró curiosa,preguntandose porqué alguien como ella sería del interés de nadie.

Y así empezó la amistad entre aquel hombre, que solía ser relojero y esa chica cuyas incógnitas empezaban a dejar de serlo.

Él le contaba historias de cuando era joven, de un Madrid diferente pero con esa esencia que perdura hasta ahora.

Ella le contaba sus sueños y lo que le gustaba.

Entre chistes y tazas de cola-cao caliente pasaban los meses y cada día se unían más y más, como nieta y abuelo.

Y pasaron los días, los meses y al final los años.

Él se pusó de repente muy enfermo, por causa de un cáncer que no había querido tratar en su momento.

Ella se asustó, una de las pocas veces que supo que el miedo era capaz de hacerla llorar.

Y acabó pasando aquello que se puede posponer pero no evitar, él murió.

Y parte de ella murió con él.

Días y días llorando, mientras se hacía a la idea de que su viejo amigo se había ido.

Entonces fue cuando comprendió que él le había regalado el mejor de los regalos, su tiempo.

Y aquellas lágrimas que antes eran de dolor se convirtieron poco a poco en añoranza dulce.”

-Porque no hay nada como el hecho de que alguien pase tiempo contigo, porque  te regala su tiempo.-

 

Counting stars

Counting stars

“A veces somos como estrellas desenfocadas, siguiendo una estela de olvido, un destino donde el final es que nuestra luz se apague pero que nuestro recuerdo permanezca hasta que alguien deje de mirar al cielo.”

MIGHTY TO SAVE

MIGHTY TO SAVE

I love singing…is a special way for me to express what I can’t do in other ways.
I’m shy to sing to other people…sometimes too shy to sing to when I am alone. But the only moment I’m not shy to sing is when I praise to God.
That’s the reason because sing is so special for me.